sábado, 22 de octubre de 2011

Mi librillo: El ranking


Existe un refrán popular que dice que "cada maestrillo tiene su librillo", y hoy me apetecía compartir con vosotros parte de "mi librillo".
Se trata de una experiencia docente que comencé a llevar a cabo hace cuatro años entre mis alumnos de la asignatura de Programación en Java de primer año de carrera (ahora del Grado en Ingeniería Informática) en la Universidad Carlos III de Madrid.
Esta experiencia ha resultado ser una de las mayores medicinas contra el absentismo (se ha pasado de tasas del 25% a las actuales de menos del 10%), además de aumentar la motivación y el grado de atención de los alumnos en clase: "EL RANKING".
Tal como cuento a los alumnos el primer día de clase, "El Ranking" es el nombre de una lista donde mantengo una puntuación asociada a cada alumno. La puntuación varía en función de sus aciertos en unas preguntas tipo test que todos los días realizo al final de clase.
La motivación de los alumnos por el ranking según avanza la asignatura es increíble, y a ello contribuyen diversas razones:
  • La puntuación en el ranking afecta a la nota final en la asignatura: Aunque podría parecer que este debiera ser el motivo fundamental, para los alumnos se trata de un motivo residual, ya que el ranking sólo afecta a la nota de manera simbólica y así quiero que sea (medio punto sobre la nota final). Prefiero que se diviertan aprendiendo Java y les apetezca subir en el ranking por otros motivos, más que por ese medio punto.
  • Al final de la asignatura, regalo un libro sobre Java a los primeros clasificados en el ranking: Esta ha resultado ser una de las mayores motivaciones para ellos, en ocasiones les oigo hacer comentarios sobre ese libro y lo cerca o lejos que están de conseguirlo.
  • Cada día lo primero que hago al llegar a clase es mostrar cómo va el ranking: Lo muestro ordenado para que los alumnos vean el número de aciertos que llevan en las preguntas, y cómo están situados en el ranking respecto a sus compañeros. Esto ha generado un tipo de competitividad sana entre ellos, y digo "sana" porque compiten y se pican entre ellos por el simple hecho de conseguir el libro, o por ver que ese día están por encima de su compañero/amiguete de al lado, o por ver que han llegado a estar entre los diez primeros de la lista. Promuevo esto con comentarios sobre el ranking cuando lo muestro (algunos jocosos al más puro estilo de un comentarista del Tour), como "parece que Fulanito ya está más cerca del libro", "Fulanito y Menganito siguen mano a mano disputándose los primeros puestos", "Menganito ha remontado varios puestos", etc.
La metodología del ranking es bastante sencilla, y merece la pena por los resultados, aunque supone bastante trabajo adicional para mí (todos los días tengo que llevar preparadas preguntas para el ranking, corregir las del día anterior y mantener la lista actualizada para mostrarla al principio de la clase). La metodología es básicamente la siguiente:
  1. Todos los días al comenzar la clase muestro el ranking ordenado y "comento las mejores jugadas"
  2. Reservo los diez últimos minutos de clase para plantear dos o tres preguntas de tipo test. Es importante que las preguntas estén relacionadas con lo que se ha explicado ese día en clase, esto hace que los alumnos estén más atentos durante la clase porque saben que al final habrá preguntas de "el ranking" sobre eso.
  3. Cada alumno pone su nombre en una hoja junto a sus respuestas a estas preguntas (los primeros años probé a pasar una hoja con sus nombres para que pusiesen ahí las respuestas y facilitarme la corrección, pero se tardaba mucho y además algunos de ellos copiaban las respuestas de sus compañeros).
  4. Después de recoger las hojas con las respuestas de todos, corrijo las preguntas en la pizarra para que vean si han cometido errores y aprendan de ellos.
El ranking ha llegado a tener tanto éxito entre los alumnos que cuando termina la clase algunos me piden que haga más preguntas para poder "subir puestos". Lo nunca visto, alumnos pidiendo que se alargue el tiempo de clase!!!
Además gracias al ranking las clases se han hecho bastante más dinámicas y amenas, y esto es de agradecer porque la asignatura se imparte los viernes por la tarde y cuesta más mantener a los alumnos motivados y atentos, teniendo el fin de semana tan próximo.

Y a ti, ¿qué te parece la iniciativa?
¿Crees que es bueno fomentar la competitividad en clase?
Si has sido alumno mío durante estos últimos cuatro años, ¿te ha gustado el método? ¿qué cambiarías en él?

5 comentarios:

Landslore dijo...

Me gusta, me gusta mucho

Manuel Pereira dijo...

Entonces ya sabes, el año que viene nos vemos en clase ;-)

Gaspar dijo...

Wow! Te lo curras muchísimo, ojalá mis profesores de circuitos hicieran eso. Pero bueno, que tuvieras un 25% de ausentes está bien.
Yo recuerdo mi profesor de Cálculo, que a mitad de curso se le había ido de clase el 90% de la gente (y era cuando las clases de telecomunicaciones se llenaban).
Lo de regalar el libro me ha recordado a una técnica de un profesor de laboratorio de programación, aquel año teníamos que programar juegos y daban premios a los 3 primeros... otra cosa no, pero varios de los que estábamos en la clase, nos picábamos para meter características a los juegos... aunque el mismo año que me saqué la asignatura dejaron de dar aquellos premios :(

Aunque también te digo otra cosa, sólo los buenos profesores innovan de esta manera, se mueven, interactúan y hacen las cosas más amenas para todos... y lo que es mejor, la gente aprende, y encima si como profesor lo que haces te gusta, la gente suele prestar más atención.
Y otros profesores con los que a lo mejor ideas como estas les beneficiarían bastante en clase (como por ejemplo el profesor que comenté al principio, de Cálculo), son personas que jamás lo harían, ¿llevarse trabajo extra a casa?¿prepararse las clases?¿un diálogo con los alumnos? eso nunca.

Además, seguro que tienes un buen feedback con las respuestas, hay cosas que como profesor se atrancan o no se es lo suficientemente claro, y con ello puedes conocer de primera mano si hay algo que no se ha entendido bien.

Manuel Pereira dijo...

Gracias Gaspar por tu comentario. Como bien dices creo que la clave está, como en todo, en que te guste lo que haces. Sigo de cerca tu blog, un abrazo.

Gangrolf dijo...

Me parece una iniciativa muy buena. Aníma a los que les gusta a mejorar y descarta a los que entran a estudiar informática por que hay trabajo.
El ambiente competitivo es el único caldo de mejora global para los estudiantes.